Cómo preparar la fórmula para bebés

Preparar la fórmula implica mucho más que simplemente agregar agua.

Cómo preparar la fórmula para bebés

 

Los papás son expertos en la preparación de la fórmula

 

Los padres con experiencia saben que preparar la fórmula implica mucho más que simplemente agregar agua. “Es muy importante seguir todos los pasos para evitar que la fórmula le haga daño a tu bebé. Si tienes alguna pregunta, habla con tu proveedor médico o con una nutricionista de WIC. Tanta información puede ser abrumadora, pero estamos aquí para ayudarte” dice Akata Sanghani, dietista certificada y consultora de lactancia de WIC de Texas.

Cómo limpiar los biberones

El primer paso es lavar y esterilizar todas las partes del biberón. Si tienes un lavaplatos, puedes limpiar y esterilizar las piezas y las tetinas de los biberones utilizando el ciclo de lavado y secado caliente.

Si no tienes un lavaplatos con agua caliente y un ciclo de secado caliente, sigue estos pasos:

1. Lávate las manos durante 20 segundos con agua tibia y jabón.


2. Desensambla los biberones y lava todas las piezas (biberón, tetinas, tapas, anillos y válvulas) con agua caliente y jabón. Procura tener un cepillo especial que utilices solo para limpiar los biberones y no para el resto de los platos. Deja correr agua limpia por cada tetina y luego enjuágalas bien. Pon las piezas a secar al aire sobre un paño limpio o una toalla de papel.


3. Al menos una vez al día, hierve todo para matar los microbios. Coloca todas las piezas del biberón y las tetinas en una olla grande, cúbrelas con agua y deja que hierva por cinco minutos. Saca las piezas de la olla con cuidado y colócalas en posición invertida sobre un paño limpio o una toalla de papel para que se sequen al aire. Si no vas a utilizar las piezas de inmediato, cúbrelas o colócalas en un recipiente con tapa.

El primer paso es lavar y esterilizar todas las partes del biberón.

Cómo preparar la fórmula

1. Primero, hay que limpiar el área de preparación y la superficie donde vas a poner los biberones.


2. Lávate las manos durante 20 segundos con agua tibia y jabón.


3. Lee las instrucciones en la etiqueta de la fórmula para saber las porciones de agua y fórmula que debes mezclar. Usar más o menos fórmula de lo indicado podría afectar el crecimiento de tu bebé.


4. Asegúrate de usar agua potable. Si no estás segura de que el agua sea apta para beber, consulta con el departamento de salud local o la oficina de WIC.

Primero, hay que limpiar el área de preparación y la superficie donde vas a poner los biberones.

Protégelo contra los microbios

Algunos bebés necesitan protección adicional. Si tu bebé tiene menos de 3 meses de edad, nació prematuro o tiene un sistema inmunitario débil, toma estas medidas para protegerlo contra los microbios que podrían estar en la fórmula.

  1. Fórmula en polvo: esta fórmula no está esterilizada, por lo que hay que usar agua muy caliente para matar los microbios que pueda tener. Cuida que la temperatura del agua alcance AL MENOS 158° F o 70° C. Para esto, hierve el agua y luego deja que se enfríe durante 5 minutos.
  2. Ten cuidado de no derramar el agua y quemarte. Usa un guante protector. Vierte el agua caliente en un biberón limpio y esterilizado. Añade la cantidad correcta de fórmula, coloca la tetina y el aro en el biberón y agítalo bien para mezclar la fórmula.
  3. Enfría rápidamente la fórmula poniendo el biberón bajo el chorro de agua fría o colocándolo en un tazón de agua fría. Así enfriarás la fórmula a la temperatura adecuada para beber. Para estar segura, checa la temperatura poniendo un poco de fórmula en tu muñeca antes de darle el biberón a tu bebé.

Fórmula líquida concentrada: la fórmula líquida es estéril, por lo que no es necesario calentar el agua que uses. Usa agua limpia y sigue las instrucciones de preparación que aparecen en la lata. Coloca la tetina y el aro en el biberón limpio y esterilizado para taparlo, y luego agita bien para mezclar. 

Para calentar un biberón con fórmula fría, colócalo en agua tibia por varios minutos. Nunca calientes la fórmula en el microondas: este aparato calienta el líquido de manera desigual y podría crear focos calientes que pueden quemar a tu bebé.

Fórmula en polvo: esta fórmula no está esterilizada, por lo que hay que usar agua muy caliente para matar los microbios que pueda tener.

Cómo alimentar al bebé

Como madre, es probable que ya sepas cómo prefiere tu bebé que lo carguen durante las tomas de leche. Estos son algunos consejos para evitar problemas:

1. Pon unas cuantas gotas de fórmula en tu muñeca para verificar que no esté demasiado caliente.


2. Presta atención a las señales de hambre tempranas, como chuparse los dedos o mover la cabeza en busca del biberón. Es más fácil alimentarlo cuando empieza a tener hambre que cuando está llorando.


3. Carga al bebé de manera que su cabecita esté un poco más elevada que el resto del cuerpo. Esto puede ayudar a prevenir el atragantamiento y las infecciones de oído, y también ayuda al bebé a tener más control sobre cuánto come. Tomar mucha leche podría causarle dolor de estómago y que aumente de peso muy rápido. Mientras el bebé esté tomando leche, nunca apoyes el biberón en una almohada o cobija ni lo dejes solo.


4. Sostén el biberón en un ángulo de modo que solo la tetina se llene de fórmula. Cuando el bebé empiece a bajar la velocidad en la que toma, baja el biberón para que descanse. Retira el biberón cuando voltee la cabeza o rechace la tetina.


5. Tira cualquier fórmula que quede en el biberón. Se pueden reproducir microbios en lo que quede de la fórmula combinada con la saliva de tu bebé.

Carga al bebé de manera que su cabecita esté un poco más elevada que el resto del cuerpo.

Cómo almacenar la fórmula

Guarda las latas de fórmula que aún no hayas abierto en un lugar interior fresco y seco. No las guardes en el coche, en la cochera ni al aire libre.

  1. No permitas que la tapa ni la cuchara se ensucien o toquen ninguna otra cosa.
  2. Cierra bien la tapa lo más rápido posible.
  3. Una vez preparada, procura usar la fórmula en las siguientes dos horas. Si no vas a usarla inmediatamente, ponla en el refrigerador y úsala en menos de 24 horas.
  4. Si no sabes si la fórmula es apta para beber, tírala. Si no recuerdas cuándo preparaste la fórmula o crees que se ha echado a perder, es mejor tirarla que dársela al bebé.
Si no vas a usarla inmediatamente, ponla en el refrigerador.
Closemaya¿Tienes alguna pregunta? Con gusto te puedo ayudar.
maya
Maya, el chatbot de WIC de Texas
CerrarCerrar
groupChatea
con Maya
Cerrar