Del nacimiento a los 3 meses

Entiende cuándo y cómo alimentar a tu recién nacido

Del nacimiento a los 3 meses

 

Bienvenido, pequeñín

 

¡Felicidades por el nacimiento de tu bebé! Si eres como la mayoría de las mamás, sin duda te sientes muy emocionada y ¡completamente abrumada! Cada bebé es distinto, pero sus movimientos y sus ruidos te indican cuándo tiene hambre o cuándo se siente a gusto, incómodo o simplemente cansado. Muy pronto aprenderás a entender las señales del bebé y te convertirás en la superestrella de tu recién nacido.

¿Tiene hambre mi bebé?

Los recién nacidos necesitan comer a menudo. Si quieres tener un indicio de si tiene hambre el bebé, puedes ofrecerle alimento antes de que empiece a llorar. Es más fácil alimentar a un bebé que está tranquilo.

Las señales de que tiene hambre

  • Voltea la cabeza buscando el pecho o el biberón
  • Se chupa las manos
  • Chasquea los labios

Las señales de que está satisfecho

  • Suelta el pecho o el biberón
  • Se ve contento y relajado
Si quieres tener un indicio de si tiene hambre el bebé, puedes ofrecerle alimento antes de que empiece a llorar.

¿Con qué frecuencia debo alimentar a mi bebé?

Es fácil confundirse sobre cómo y cuándo darle de comer al bebé, y cuánto darle. Cada bebé es diferente. Un bebé también come cantidades diferentes de un día para otro. Con el tiempo, tu bebé comerá con menos frecuencia, pero más cantidad cada vez que lo alimentes. Presta atención a las señales de que tiene hambre y, tan pronto como las observes, dale de comer. Deja de alimentarlo en cuanto dé señales de que está satisfecho.
 

Bebés amamantados:

  1. Los bebés alimentados al pecho deben comer al menos de 8 a 12 veces en el transcurso de 24 horas, y la mayoría de ellos mostrarán con esa misma frecuencia señales de que tienen hambre. Los bebés que duermen mucho pueden necesitar que los despierten para comer de 8 a 12 veces en el transcurso de 24 horas.
  2. Si tienes dudas sobre la alimentación al pecho llama a la oficina de WIC y pídeles que te ayuden. 

Bebés alimentados con fórmula:

  1. Usa una fórmula enriquecida con hierro.
  2. Dale la fórmula a tu bebé cuando muestre señales de que tiene hambre y deja de alimentarlo cuando dé señales de que está lleno. Nunca obligues al bebé a terminarse el biberón.
  3. Conforme vaya creciendo tu bebé, ofrécele poco a poco cada vez más cantidad de fórmula.
  4. Si tu bebé se alimenta con leche materna y fórmula, trata de darle primero el pecho. Asimismo, trata de amamantarlo más a menudo cuando estés con él. Pide ayuda a la oficina de WIC con todo lo que necesites para amamantar a tu hijo. 

¿Por qué lloran los bebés?

Todos los bebés lloran. Algunos lloran mucho, otros no tanto. El llanto es la única manera que tienen de decirte lo que necesitan. 

Tan solo recuerda que:

  • El llanto puede ser estresante, pero es normal que lloren.
  • Que tu bebé llore no siempre significa que tenga hambre.
  • Muchos bebés lloran más por la noche.
  • Conforme vaya creciendo, tu bebé llorará menos.
  • Ya pasará, así que tranquilízate.

Con su llanto, tu bebé podría estar diciéndote lo siguiente:

  • Necesito que algo cambie.
  • Quisiera un momento de tranquilidad.
  • Necesito que me cambies el pañal.
  • Necesito estar cerca de ti.
  • Tengo calor o frío.
  • Necesito que me ayudes a eructar.
  • No me siento bien.
  • Tengo hambre.
  • Tengo miedo.
  • Estoy cansado.
El llanto puede ser estresante, pero es normal que lloren.

Cómo calmar al bebé

¿Qué puedes hacer para calmar a tu bebé?

  • Háblale o cántale suavemente.
  • Arrúllalo y mécelo, o muévelo acostado sobre tus rodillas cuidadosamente.
  • Masajéale suavemente la espalda, los brazos y las piernas.
  • Abrázalo y estréchalo junto a ti.

No te desesperes. Calmar a un bebé que llora toma tiempo. Los bebés se calman más fácilmente cuando oyen sonidos o se les hace algo de forma repetida. Continúa con lo que le estés diciendo o haciendo durante unos minutos antes de probar algo nuevo: esa puede ser la clave del éxito. Si tu bebé sigue llorando o se muestra aún más molesto, prueba otra cosa de la lista. 

Los bebés se calman más fácilmente cuando oyen sonidos o se les hace algo de forma repetida.

El llanto de un bebé puede ser frustrante

Calmar a un bebé que llora toma tiempo. Esto puede ser agotador para los padres primerizos. 

Busca maneras de mantenerte calmada cuando tu bebé esté llorando.

  1. Pídele a un amigo o familiar que te ayude con el bebé para que puedas descansar.
  2. Si empiezas a sentirte enfadada o molesta, acuesta al bebé durante unos minutos en un lugar seguro y toma un descanso. No sacudas nunca al bebé.
  3. Ten siempre presente que los bebés lloran cada vez menos a medida que van creciendo. ¡Las cosas mejorarán!
  4. Habla con WIC o con tu médico si piensas que tu bebé llora demasiado.
Ten siempre presente que los bebés lloran cada vez menos a medida que van creciendo. ¡Las cosas mejorarán!

¿Por qué se despierta mi bebé por la noche?

Un recién nacido duerme mucho, pero su sueño no es como el de los adultos. La mayoría de los recién nacidos duermen siestas cortas tanto de día como durante la noche. Los bebés deben despertarse durante la noche, y eso puede ser difícil para los padres. Saber qué esperar te ayudará a sentirte más relajada y segura.

  • Es importante que el bebé se despierte por la noche para que crezca sano.
  • El estómago de un bebé es muy pequeño, por eso es normal que a menudo se despierte con hambre.
  • También se despierta para comprobar que tú estás cerca y así sentirse seguro y cómodo.
""

Los médicos recomiendan acostar al bebé boca arriba para dormir.

Consejos para padres somnolientos

Durante unos meses, tu sueño consistirá en intervalos interrumpidos de 2 a 3 horas. Para la buena salud del bebé, recuerda que es importante que este se despierte durante la noche. 

Los consejos siguientes quizá te ayuden a ganar unos minutos de sueño:

  1. Mantén cerca a tu bebé durante la noche.
    Coloca la cuna o el moisés de tu bebé en tu habitación durante los primeros meses.
  2. Prueba a usar “ruido blanco”.
    Pon música a bajo volumen o enciende un ventilador silencioso para evitar que te despiertes con cada ruido que haga tu bebé. Aun así, podrás oír a tu bebé cuando te necesite de verdad.
  3. Mantén las luces bajas.
    Si mantienes baja la iluminación cuando alimentas al bebé o le ayudas a eructar o le cambias el pañal, ambos podrán volver a dormirse más rápido.
  4.  Duerme cuando duerma tu bebé.
    Aunque parezca imposible al principio, trata de dormir al mismo tiempo que tu bebé. Incluso 90 minutos seguidos de sueño pueden servir para que te sientas más descansada.
  5. Pide ayuda.
    Cuidar de un pequeñín es un trabajo duro. Pide a tus familiares y amigos que te ayuden en la casa.
Si mantienes baja la iluminación cuando alimentas al bebé o le ayudas a eructar o le cambias el pañal, ambos podrán volver a dormirse más rápido.

Un sueño sin riesgos: Tu bebé necesita que lo protejas incluso cuando está dormido.

Sigue estos pasos cada vez que se duerme el bebé.

  1. Colócalo siempre boca arriba, sobre su espalda.
  2. El bebé debe dormir sobre una superficie separada y firme, sin almohadas, cobijas, muñecos de peluche ni juguetes. No debe haber cortinas ni persianas que podrían caer en donde duerme el bebé.
  3. El bebé debe dormir en la misma habitación que tú, pero no en la misma cama. Puedes llevar al bebé a tu cama para amamantarlo, pero después de cada toma colócalo de nuevo en su cuna o moisés.
  4. El bebé nunca debe dormir en un sofá u otra superficie blanda.
  5. El bebé debe llevar la ropa adecuada para la temperatura ambiente. Los bebés no necesitan llevar capas adicionales de ropa. Si la temperatura en la habitación es fresca, bastará con un pijama o un saco de dormir para que tu bebé esté calentito. Algunos recién nacidos se sienten más seguros cuando se les arropa o envuelve en una cobija. Aunque se puede calmar a un bebé inquieto envolviéndolo, debes quitarle la cobija antes de que se vaya a dormir.
  6. Todos los cuidadores deben conocer y seguir estos consejos para garantizar un sueño sin riesgos.
El bebé debe dormir sobre una superficie separada y firme, sin almohadas, cobijas, monos de peluche ni juguetes.
""

¡WIC está aquí para ayudarte!

¿Sabías que en tu oficina local de WIC hay consejeras de lactancia certificadas y madres consejeras con la capacitación adecuada para ayudarte de forma gratuita mientras amamantas a tu hijo?