Ahora que nació tu bebé

Un bebé sano empieza por una mamá sana

Ahora que nació tu bebé

 

¡Felicidades!

 

Tener un bebé es una de las experiencias más gratificantes de la vida. Con tantas cosas en las que pensar, es fácil sentirte abrumada. Para cuidar de tu familia, también tienes que cuidarte tú.

Duerme lo suficiente

La mayoría de los recién nacidos toman muchas siestas cortas durante el día y la noche en lugar de dormir por periodos largos de tiempo. Esto puede ser difícil para los papás, ya que quizá no puedan dormir lo suficiente.

Algunas cosas que podrías probar para descansar lo suficiente son:

  1. Si es posible, procura dormir cuando duerma el bebé.
  2. Pídeles a amigos y familiares que te ayuden con la cocina, los quehaceres de la casa y el cuidado de los demás niños.
  3. Haz una lista de las tareas que deben hacerse en la casa. Cuando alguien te ofrezca ayuda, deja que escojan de la lista para que tú puedas centrarte en cuidar de ti y del bebé.
  4. Encuentra un grupo de mamás recientes cerca de donde vives para que puedas recibir el apoyo y los consejos de mujeres que entienden aquello por lo que estás pasando.
  5. No bebas demasiado café ni bebidas energéticas. La cafeína pasa a la leche materna y puede quitarte el sueño a ti y quitárselo a tu bebé.
  6. Mantén una actitud positiva. Recuerda que esta situación es temporal. Dentro de un par de meses, el bebé dormirá durante periodos más largos.
Si es posible, procura dormir cuando duerma el bebé.

¿Cómo te sientes?

Después de tener un bebé, es común que afloren sentimientos encontrados. El parto, los cambios hormonales y la falta de sueño pueden hacer que sientas que no eres la misma de siempre. Esto suele conocerse como depresión posparto.

Estas son algunas señales de la depresión posparto:

  • Llorar con facilidad sin ningún motivo.
  • Tener problemas para comer y dormir.
  • Estar muy preocupada por el cuidado del bebé.
  • Sentirse abrumada.
  • Irritarse con facilidad.

Muchas mujeres sienten estas cosas, que por lo general desaparecen a medida que el bebé crece. Para manejar estos sentimientos, es muy importante tener la ayuda de familiares y amigos, descansar bien, comer alimentos saludables, hacer ejercicio y salir de vez en cuando de casa. Si te sientes triste o molesta por más de dos semanas, habla con tu médico o con el personal de WIC. Podrías tener depresión posparto.

Muchas mujeres sienten estas cosas, que por lo general desaparecen a medida que el bebé se va adaptando.

Cómo recuperar un peso saludable

Después de que hayas tenido la oportunidad de descansar y recuperarte, puedes ponerte a pensar en cómo lograr un peso saludable. Recuerda que eso lleva tiempo. No hay ninguna dieta especial para las mamás que acaban de tener un bebé; en realidad, se trata de comer sano y hacer ejercicio. Una comida saludable incluye granos integrales, carnes magras, productos lácteos bajos en grasa y muchas frutas y verduras. El amamantamiento también contribuye a que recuperes más fácilmente el peso que tenías antes del embarazo.

Al comer sano y seguir un plan de ejercicios, te nutres de manera adecuada, y a la vez le das energía al cuerpo y empiezas a perder peso. Empieza por dejar de comer alimentos poco saludables como frituras, refrescos gaseosos y postres. Ten paciencia; estos pequeños cambios tendrán efectos duraderos, al contrario de las dietas que prometen bajar de peso rápidamente. Dondequiera que mires, encontrarás dietas y productos para perder peso que prometen resultados rápidos.

Ten cuidado con las dietas, los productos o las píldoras que prometen cosas como las siguientes:

  1. Una pérdida de peso rápida
    Si pierdes de peso muy rápidamente, podrías dañar tu salud. El cuerpo podría perder agua y tono muscular en vez de grasa. La finalidad de una dieta sana es que la persona pierda solo entre 1 y 2 libras a la semana. Es mucho más probable que una pérdida de peso lenta y constante tenga efectos más duraderos.
  2. Alimentos o suplementos mágicos
    No existen píldoras ni alimentos mágicos que disuelvan la grasa. No hay nada que queme la grasa mientras duermes. Consulta a tu médico antes de tomar cualquier suplemento alimenticio. Ten en cuenta que «natural» no siempre significa libre de riesgo.
  3. Dietas rigurosas (o muy caras)
    Ten cuidado con las dietas que te dicen que debes comer solo un tipo de alimento o dejar de comer todo un grupo de alimentos. Algunos programas te pedirán que compres sus comidas, pero puede ser más barato prepararlas en casa.
  4. No es necesario hacer ejercicio
    Hacer ejercicio con regularidad es importante para perder peso y mantenerte sana. La clave para hacer ejercicio es encontrar una actividad física que te guste y luego practicarla entre 30 y 60 minutos la mayoría de los días de la semana.
No hay ninguna dieta especial para las mamás que acaban de tener un bebé; en realidad, se trata de comer sano y hacer ejercicio.
Closemaya¿Tienes alguna pregunta? Con gusto te puedo ayudar.
maya
Maya, el chatbot de WIC de Texas
CerrarCerrar
groupChatea
con Maya
Cerrar